Lab Conciencia Magallanes: la iniciativa que le abre los ojos a los niños en la región subantártica de Chile

0
29



Bajo el paralelo 50° del globo terráqueo no hay más tierras habitables en el mundo que la región de Magallanes.

Como puerta de entrada al continente antártico, el más prístino del planeta y en cuyos hielos se esconden los grandes secretos del origen de la vida, Magallanes comienza a concentrar gran parte de la actividad científica, que se traduce en estudios sobre las corrientes oceánicas, la sofisticada comunicación de las ballenas jorobadas, estudios paleontológicos y el cuidado de más de 20 tipos de aves en el bosque magallánico.

Tal es su riqueza en biodiversidad, geomorfología y en reservas globales de agua dulce (los Campos de Hielo Norte y Sur), que se ha impulsado en la región la creación del Centro Sub-Antártico Cabo de Hornos en Isla Navarino y el Centro Antártico Internacional en Punta Arenas, los que se convertirán en organismos catalizadores de la investigación científica, socio-ecológica y cultural en la región más austral del planeta. Todo ello, sin contar, que por primera vez, el hemisferio puede convertirse en un líder en investigación del cambio climático,a través del monitoreo marítimo de las costas magallánicas.

Con la certeza de que en esta región el interés científico mundial va en ascenso, es que tres fundaciones privadas chilenas se reunieron para hacerse una gran pregunta. ¿Cómo aprovechar estas condiciones para estimular el interés científico en las nuevas generaciones del país?

Ese fue el punto de partida, que llevó a que el pasado viernes 14 de diciembre y sin ningún recurso de parte del Estado, se inaugurara en Punta Arenas el primer Laboratorio Móvil Conciencia Magallanes.

El despertar de la ciencia

El laboratorio móvil es un vehículo itinerante de 8 metros de largo, tres de ancho y con una capacidad para que 25 niños puedan realizar actividades científicas en su interior. La iniciativa busca beneficiar a más de 16 mil escolares de la región, considerando visitas a establecimientos rurales y aislados, incluyendo Puerto Williams, quienes podrán enriquecer su aprendizaje científico en un espacio único.

Eduardo Egas, presidente de la Fundación sin fines de lucro Ecoscience, explica que la misión de esta iniciativa es aportar al concepto de Magallanes Laboratorio Natural Subantártico.

En 2012, junto a la Fundación Ciencia & Vida –señala Ergas- estrenaron el primer Laboratorio Móvil Conciencia del país. El éxito de este bus, que en sus cinco años de existencia ha recorrido gran parte del territorio nacional -con especial dedicación en llevar conocimiento y despertar interés científico en escolares de los sectores más aislados de Chile- llevó también a Ecoscience a plantearse un desafío mayor: tener un bus por región.

Hasta la fecha más de 20 mil estudiantes y mil profesores han sido beneficiados con este programa, que surgió de la coordinación entre Fundación Ecoscience en y Fundación Ciencia & Vida.

Inauguración de Lab Conciencia Magallanes. A la izquierda Eduardo Ergas, presidente Fundación Ecoscience.

“En 2016 nuestro sueño comenzó a crecer. Nos propusimos pasar de tener y administrar un laboratorio móvil, a tener 18. LabMóvil Conciencia Magallanes es el esfuerzo de Fundación Ecoscience y sus socios para impulsar la educación científica en los niños más australes del país, permitiendo llevar la ciencia y educación a lugares aislados y que usualmente tienen difícil acceso”.

LabMóvil Conciencia Magallanes es el primero en la XII región, inaugurado por Fundación Ecoscience con colaboración de la familia Ergas López, Gasco Magallanes, Fundación Gasco, ENAP y Ecocopter.

Asistencia de profesores

La innovación de este bus científico en la región de Magallanes no solo tiene el propósito de acercar la ciencia a los niños, sino también el de facilitar los materiales a los profesores de ciencias para concretar experimentos que puedan ayudar a una mayor comprensión del plan de estudios.

Uno de los problemas que aquejan a los profesores es la falta de tiempo que impide que las clases puedan ser más interactivas y atraigan la atención y curiosidad de los niños y niñas. Este es otro de los propósitos de la Fundación Ecoscience: acortar las distancias entre las aulas y el estudio de la ciencia en sectores rurales de nuestro país.

“Uno como profesor está súper ocupado todo el tiempo. Uno sabe que afuera hay un montón de actividades entretenidas para hacer, pero falta el tiempo para organizarlas”, cuenta Francisca Gazitúa, profesora de biología de profesión, y actual tutora del nuevo Laboratorio Móvil Conciencia Magallanes.

En ese sentido es que Gazitúa explica que “el Laboratorio Móvil complementa las clases lectivas. Se le pregunta al profesor qué unidad quiere que le apoyemos, y se hacen actividades de indagación acorde a lo que él está viendo”.

Empresa privada

Clave para este emprendimiento único en el país, ha sido el aporte privado de la familia Ergas López y sus empresas asociadas.

Patricia López Lago, miembro del directorio de Fundación Ecoscience es originaria de Punta Arenas y repara que aun cuando Magallanes es un región bellísima, la vida en el confín del mundo no es una tarea sencilla.

“Es una vida totalmente distinta y difícil. Es duro vivir acá”. Esos recuerdos la llevaron a apoyar la iniciativa en Magallanes, donde las distancias, el clima y las dificultades de transporte hacen aún más difícil que los escolares puedan experimentar en el Laboratorio Natural en el que viven.

Otra de las empresas que participa del proyecto es Gasco.

Desde 2008, Fundación Gasco lleva a cabo su programa educativo GascoEduca, que busca enseñar a la comunidad en el tema del gas y la energía, promoviendo el uso eficiente y responsable de todos los recursos energéticos y el cuidado del medio ambiente. Desde su creación, GascoEduca ha beneficiado a más de 25 mil estudiantes y mil 200 profesores.

“Como Fundación Gasco estamos muy contentos de poder sumarnos al proyecto Conciencia Magallanes, ya que a través de este laboratorio móvil podremos extender por primera vez las actividades de GascoEduca a otras zonas del país, comenzando por la Región de Magallanes”, dijo Josefina Tocornal, directora ejecutiva de Fundación Gasco.

Del mismo modo, Ramiro Parra, gerente de ENAP Magallanes, otra de las empresas que participan de la iniciativa, destacó que como empresa “nos interesa aportar conocimiento, en especial en Magallanes, que es donde nació el desarrollo productivo de los hidrocarburos hace ya 72 años”.

“Somos una empresa estratégica para Magallanes y eso va más allá de abastecer de energía a toda la región, también nos preocupamos de establecer fuertes vínculos con las comunidades en los territorios donde operamos. Por ello, para ENAP es importante estar presente en este bus, un espacio educativo donde los niños y jóvenes podrán conocer parte del proceso productivo de los hidrocarburos y aprender sobre la exploración y producción del gas no convencional mediante fractura hidráulica, una técnica que nos permite vislumbrar un buen futuro para la región, asegurando gas para la población por muchos años”, destacó Parra.



Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here