Las autoridades chinas retroceden a su inicial apoyo a la campaña #MeToo en las universidades

0
25



Activistas por los derechos de las mujeres en China

Tras declarar inicialmente su apoyo a la lucha contra el acoso sexual en las universidades, las autoridades chinas ahora parecen estar intentando contener al naciente movimiento #MeToo.

El 14 de enero, el Ministerio de Educación de China anunció que había revocado el título académico de un profesor de la Universidad de Beihang en Beijing que enfrenta alegaciones de acoso sexual y dijo que establecerá un mecanismo sólido para prevenir este tipo de actividades.

Tan solo una semana después, más de 50 profesores firmaron una propuesta electrónica que detallaba un conjunto de reglas estrictas para combatir el acoso sexual en las instituciones académicas.

No obstante, una marcha programada ese día desde la Universidad de Beihang a la Universidad de Economía y Negocios Internacionales (UIBE), otra escuela de Beijing donde un profesor ha enfrentado acusaciones de abuso, fue cancelada por los organizadores, confirmaron a Reuters dos fuentes involucradas en su planificación.

Los organizadores se negaron a decir por qué se suspendió el evento, pero tres posibles participantes, que pidieron no ser nombrados debido a la sensibilidad del asunto, dijeron que su escuela les había dicho que no asistieran. Ninguna de las universidades aceptó hacer declaraciones al respecto.

Pese a su inicial apoyo, las autoridades chinas han retrocedido su defensa a las estudiantes que han sido víctimas de acoso sexual en las universidades (AFP)

Además, también han sido censurados varios anuncios en Internet que apoyan al movimiento #MeToo, y algunas universidades han advertido a los estudiantes que bajen el tono de la campaña, según los estudiantes y activistas de los derechos de las mujeres.

Por su parte, el Ministerio de Educación también declinó responder los interrogatorios sobre el asunto.

Hasta entonces, las autoridades chinas habían estado progresivamente reconociendo en los medios de comunicación estatales que existe un problema sistemático de acoso sexual en los campus universitarios del país.

Recientemente, la campaña #MeToo ha tomado impulso en la sociedad china

El 7 de enero, el periódico del Partido Comunista Chino, el People’s Daily, dijo que las víctimas de acoso sexual deberían recibir apoyo si hacen públicas sus acusaciones, y el Guangming Daily, otra publicación oficial del partido, dijo el 17 de enero que el tema del acoso sexual en la educación no puede ser ignorado.

Sin embargo, mientras que la cuestión del acoso sexual se ha convertido en un tema cada vez más destacado en las universidades chinas, a diferencia de los Estados Unidos, han habido pocas denuncias públicas sobre el tema en otras áreas de la sociedad china, incluyendo la política, los negocios y el sector de entretenimiento.

Según datos de la Asociación China de Planificación Familiar publicados en 2016, un tercio de los estudiantes universitarios chinos aseguran haber sufrido violencia o agresión sexual. Entre estas, las acusaciones más comunes incluyen el acoso verbal con lenguaje sexual, ser obligados a besar a alguien o el contacto físico inapropiado.

Luo Qianqian en San Francisco el 28 de enero de 2018 (Reuters)

El evento catalizador del movimiento #MeToo en China ocurrió el 31 de diciembre, cuando Luo Qianqian, una ingeniera en sistemas que vive en los Estados Unidos, publicó un artículo en su blog acusando a Chen Xiaowu, profesor de Beihang, de haberla presionado para mantener relaciones sexuales.

En su nota, Luo volvió a publicar una historia que, originalmente, se publicó de forma anónima en el sitio web chino Zhihu.com en octubre de 2017, de una noche hace 12 años en la que alega que Chen la llevó a una casa fuera del campus, cerró la puerta e intentó forzarla. Según su relato, el profesor se arrepintió cuando ella comenzó a llorar y le dijo que era virgen.

Luo Qianqian (Reuters)

La denunciante dijo que la universidad inicialmente fue lenta en responder al problema cuando ella se contactó con ellos en octubre. “Actuaron poco a poco diciendo que aún no habían recibido instrucciones desde arriba, que no había leyes ni regulaciones relevantes, que no había precedentes para seguir“, dijo.

Pero cuando su blog se viralizó y el People’s Daily publicó un artículo en apoyo a su decisión de hacer pública su experiencia, la investigación en la Universidad de Beihang tomó impulso. “Estaba muy satisfecha con la velocidad del progreso después”, afirmó.

La reacción que obtuvo fue muy diferente a otros casos similares en el pasado. En 2015, las autoridades detuvieron a cinco activistas, más tarde denominadas las Cinco Feministas, que planeaban desafiar las advertencias del Gobierno para manifestarse durante el Día Internacional de la Mujer contra el acoso sexual en el transporte público. Las activistas fueron liberadas un mes después.

El acoso sexual es un problema crónico en el transporte público de China

Recientemente, una segunda denuncia fue hecha anónimamente, también en Zhihu.com, contra el profesor de la UIBE Xue Yuan, quien fue acusado de haber abusado sexualmente de una estudiante y de haber arrancado su ropa en un dormitorio universitario.

La UIBE inició una investigación sobre las acusaciones y llamó a Xue de su puesto en ultramar para que colaborara en la investigación, según un comunicado de la universidad.

Activistas por los derechos de las mujeres celebraron las acciones del Ministerio en las investigaciones como un primer paso en al dirección correcta, pero advierten que la censura y los temores de las autoridades con respecto a la inestabilidad social que pudiera causar este tipo de movimientos populares pueden prevenir un cambio real en la lucha contra el acoso sexual. 

El ministerio aún no ha publicado regulaciones que ofrezcan una definición clara del acoso sexual, dicen los activistas.

Una persona anda en bicicleta frente a la Universidad de Beihang en Beijing (Reuters)

Desde que la campaña #MeToo tomó impulso en China, más de 70 estudiantes han publicado cartas abiertas en las redes sociales demandando mejores medidas de prevención contra el acoso sexual en las universidades. Pero Zhang Leilei, una activista por el derecho de las mujeres, asegura que varias de las cartas han sido eliminadas, una declaración que la Agencia Reuters logró confirmar independientemente.

A su vez, más de 10 universidades cuyos estudiantes están involucrados en la campaña ha llamado a sus estudiantes para advertirles no llamar demasiado la atención a sus demandas.

Xiao Meili junto a Zhang Leilei (Reuters)

Xiao Meili, una activista cuya carta abierta publicada a principios de este mes pidiendo una mejor prevención del acoso sexual en la Universidad de Comunicación de China ha sido utilizada como modelo por otros, dijo que las autoridades probablemente quieren tratar de “estabilizar” el movimiento.

Si no hubiera censura, si los estudiantes no fueran convocados para hablar con sus maestros, entonces el movimiento sería mucho más amplio y la conversación sería más profunda“, dijo.

(Con información de Reuters)

LEA MÁS:

La campaña #MeToo llegó a China con el caso de un profesor acusado de acoso sexual



Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here